Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Editorial Junio 20, 2012


Otra vez el once


Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 

 

Otra vez el Once, desde hace treinta y cinco años que conmemoramos esta fecha los chilenos (algunos más que otros). Para unos es un rito que saluda la muerte de una figura histórica desde los tiempos seguros de la Democracia Reconquistada—son muchos para quienes este es un día de desgarro, de recapitulación de padecimientos y humillaciones sentidas a nivel personal y colectivo que en este día pasan a primer plano pero cuya repetición no parece aminorar sino agrandar y hacer más presentes los recuerdos

 

Pero no es lo mismo para otros chilenos instalados ya a medias en el desengaño y la frustración de 19 años de democracia en Chile que si bien respeta en general las libertades y derechos básicos y ha logrado ciertas prebendas mínimas, ha enganchado a Chile como el último carro continental al tren del neoliberalismo al que los Chilenos parecen aferrarse con ese talento para el mito colectivo que nos caracteriza. Recuerdo esa ocasión en que a la salida de un restaurante latino una noche hace años un compañero socialista celebraba como suyo no sé qué Tratado de Libre Comercio de Lagos en plena alborada de la globalización neoliberal, como si la afiliación partidaria del personero presidencial de turno transformara en otra cosa el mismo sistema contra el que luchó y que le valió el exilio

 

Otra vez el once, tratando de mantener un cierto perfil frente a ese otro inmenso once que se le puso por delante y casi lo tapó, con su remota vinculación con las reivindicaciones neocoloniales, postcoloniales, dependientes de una vasta área del planeta y su aterradora vuelta al oscurantismo religioso, fruto del rapto de vastas poblaciones periféricas frustradas por una teocracia feudal y ultracapitalista, debido al fracaso de la Revolución Mundial y de la izquierda antiimperialista, y a las determinaciones económicas que acentúan el capitalismo reforzando la contradicción, explotación y disparidad Centro-Periferia y condenando a cientos de millones a un marasmo cuya única salida parece ser una cruzada que los libere de las miserias del mundo

 

Otra vez el once, por primera vez en décadas en América Latina surgen regímenes fruto de elecciones, por ejemplo en Venezuela y Bolivia que se plantean sin ambages sistemas más equitativos social, cultural y económicamente. Así el once de septiembre sale de la misa, de la capilla funeraria en la misma medida en que la estrategia desprestigiada por el golpe chileno, la posibilidad de ejercer cierto cambio del sistema desde un poder institucional fruto de elecciones, vuelve a cobrar vigor y a levantarse como un fénix político

 

Y así la figura de Allende se ve restablecida esta vez en una versión de precursor de los diversos regímenes progresistas del continente, que eventualmente pueden llegar quizás a instaurarse en México y América Central

 

Otra vez el once, como pretexto para juntarse y leernos mutuamente poemas y escuchar canciones, rememorar, pero también prepararse. Un amigo poeta de la vecina ciudad de Montreal me manda un Saludo por el once (el primero).

Top of  Page

Editorial
Secciones

Once de septiembre
Sigue viva la revolución cubana
La cuestión nacional y la izquierda
Gonzalo a vuelo de pájaro
Nueva publicación en línea: la revista Qantati,
Solidaridad con el pueblo mapuche
Allende, nuestro contemporáneo
Obama y América Latina
Otra vez el once
Allende, la revolución y los poetas
Que viva la Revolución Cubana
En la cancha se ven los gallos
Yo no he venido a traer la paz sino la espada miéchica
Aún tenemos patria ciudadanos. Ateos del mundo uníos
Children of War y la masacre en el Instituto Politécnico de Virginia
La obscena subyugación de lo sagrado
Mensaje Navideño
Tirano