Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Catastro : Prosa Febrero 15, 2015


Capítulo 1 de "A las vueltas"
Jorge Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
I

¿Han oído hablar de la Gran Fraternidad Blanca? Se dice que en el corazón del Asia hay dos ciudades subterráneas, Schamballa, la Ciudad Negra y Agartha, la Ciudad Blanca. Ambas se reparten respectivamente el mal y el bien sobre este mundo. Que no sean más que pálidas reminiscencias de dos centros inimaginables del bien y del mal a escala universal, o que su influencia irradie desde la tierra hacia todo el universo, eso no se sabe. Puede que en cada mundo habitado exista una ciudad, o polo del mal, y uno del bien (de esos mundos no tardaremos en captar señales, hay un programa de la NASA, parte del escudo de protección Stars War, pero en realidad una continuación del SETI). Quizás incluso en los planetas aún no habitados y en formación, hay ciertos minerales o gases que ejercen esa influencia, como puntos magnéticos opuestos, o a lo mejor como polos que organizan la concreción de esa masa gaseosa e informe del planeta juvenil. A lo mejor esas fuerzas opuestas operan en las estrellas, las enanas blancas, que son las que soportan planetas viables, para luego condensarse cuando los planetas evolucionan, por medio de la polarización de la luz. O en la antimateria, que parece llenar los intersticios del universo. Pero todas estas son teorías, y los maestros de diversas órdenes iniciáticas han guardado por milenios un mutismo que un renombrado autor describe como “ el orgulloso silencio preñado de sabiduría, ante la imposibilidad de impartir conocimientos que nosotros, los pobrecitos humanos corrientes y molientes estamos incapacitados para comprender”. Estoy dispuesto a asegurar que su ignorancia respecto a dichos temas es proverbial, y ese mentado silencio ha llevado a la perdición a más de un impaciente investigador, llámese Ícaro, Ulises, Jasón, Meyrink, Hesse, Rimpoche, Daumal, Méndez Roca, Leach o Hubbart. Ha causado la desaparición de más de un innominado Fulcanelli.

Esa sabiduría puede que haya florecido en otros tiempos y se haya perdido como casi todas las cosas buenas, según los hermetistas y los no tan hermetistas como mi ex vecino el señor Zegarra, que antes trabajaba en la Compañía de Teléfonos y que dice que todo anda peor desde que se ganaron la concesión los australianos. En todo caso, un enorme burocratismo parece haberse posado con sus alas negras y pesadas sobre la dirección mundial de las dos corrientes o movimientos o, el del bien y el del mal, y no hay más que abrir el periódico para darse cuenta. Pero esto no quiere decir que estas organizaciones sean inoperantes, o que sus efectos a menudo se confundan, ya que así como en infierno está empedrado de buenas intenciones, el camino a la utopía justifica a veces el horror. Muy por el contrario. Cada joven punk o skinhead que acecha en los metros norteamericanos y europeos, cada terrorista vasco, irlandés o fundamentalista, cada boina verde, agente de inteligencia, guerrillero, talibán o mujadín. Los que avivan la cueca en la convulsionada Europa, para qué decir el Medio Oriente, o aquél otro que en los mítines o concentraciones de la siempre convulsionada América Morena descarga una cadena de pesados eslabones sobre el agraciado adversario, en pleno rostro, desfigurándolo permanentemente en medio de un crujido de huesos rotos (Un golpe bien dado con una cadena puede desgajar una rama bastante gruesa de un árbol frutal de digamos, unos cinco años), está trabajando para Schamballa, aunque rebose de idealismo, o no tenga la más remota idea de la existencia de esta entidad, aunque se encoja de hombros con una sonrisa irónica prendida de la comisura de los labios, al terminar su faena y guardarse en un bolsillo el hábil instrumento, considerando con sorna esas cosas de teósofos, anticuadas, sacadas de los libros que leía su abuelo, porque ese joven puede estar imbuido de una sana pasión materialista (dialéctica o no). Pero el problema parece ser el que las fuerzas del bien (algunos socialistas, algunas ONG, algunos hippies atrasados, la Congregación de María, Amnesty International, la Cruz Roja, la Red Crescent, el Ejército de Salvación, etc.), sobre todo los que combaten por algo que, conform e a la manía reductiva de los humanos, es, en una palabra, El Bien, y no son el mero nombre en una plancha de letras doradas, usan a veces los mismos métodos. Las torturas inflingidas a un Aramburu, allá por los sesenta, el ajusticiamiento de Pérez Zújovich por la VOP, como una década después en Chile, el asesinato de Guzmán, el ahorcamiento de Ceballos (delator chileno ajusticiado hace ya bastantes años en el Perú), la ejecución de Trujillo, el atentando (fallido) contra Pinochet, ya hace también bastantes años, las masacres que siembran de flores rojas el medio oriente, los atentados que hacen volar a víctimas y ejecutores en tantísimas ciudades, etc., nos aseveran la razón de estas conclusiones. Por lo tanto, aquel que fiel a su vocación de buscador (hipster) desee dirigirse al fondo de las cosas, debe encaminar sus pasos hacia el Imperio del Mal.

Ya te imagino viajando hacia tantos lugares de América, disfrutando de la hospitalidad de los sanguinarios paramilitares colombianos, de los militares salvadoreños, de los narcotraficantes mexicanos, de los femicidas de Ciudad Juárez, de los oligarcas herederos de Duvalier en su blanco palacio lleno de guardias negros como el charol, vestidos de pies a cabeza con uniformes igualmente blancos. Te veo perdiendo el seso en las frenéticas danzas del Vodú o la Lambada, profanando Tehotihuacán con el frenesí de la santería, pasando por el ensangrentado Medio Oriente y el Asia Central convulsionada por los conflictos religiosos rumbo al Tibet después de recorrer el África hambrienta, postrada por el SIDA, diezmada por guerras civiles genocidas. Te veo manteniendo correspondencia tradicional o electrónica con las numerosas sectas satánicas de San Francisco y París, frecuentando chinos inmigrantes y nietos de rusos blancos, que no desean retornar a su patria ancestral por ningún motivo, pese al derrumbe del imperio burosoviético. ¿O es que te vi en la inundada Louisiana usando serpientes como collares, cantando como un Nerón de nuestros días frente a la Nueva Orleáns desapareciente?. Craso error. ¿No te has detenido a contemplar algunas casas del sector Avenida Matta, casi el pleno centro de Santiago? ¿No te has detenido a escudriñar la cara de las viejas beatas que salen de la Iglesia de San Francisco los domingos, después de la misa de 11? ¿Has visto la expresión del público que repleta las salas que ocasionalmente pasan las películas basadas en las novelas de Stephen King? ¿Has visto al inchi-mali en tus ocasionales correrías por la provincia de Arauco? ¿Has leído alguna vez el Informe Rettig? El folclore de Chiloé y de la zona del Maule te llenarían de espanto. Si tienes los medios y la habilidad tecnológica, el torrente de degeneración que circula solapadamente en el mundo virtual de sitios web dedicados a las últimas depravaciones del cuerpo, la mente, la cultura y el espíritu te dejaría deprimido(a) por una semana. No hace poco una mujer que conozco recibió una advertencia. Por ningún motivo las niñas deben responder a un navegador de Internet con el nombre Slavemaster, que se rumorea ha causado ya la muerte de 56 mujeres. Trata por lo tanto de identificar el lomo del dragón dormido que vela el (aparente) sueño de la ciudad. No hay que descuidar tampoco el papel aparentemente insignificante que cumplen o cumplían grupos como el de Arrigó, el Poder Joven de los sesenta, los Caballeros Americanos del Fuego, que todavía andan por ahí. Un grupo de sacerdotes ibéricos, orgullo de las congregaciones españolas no pudo resistir ese llamado. Actualmente compiten con las machis en Arauco. Yo sostuve, en tiempos pasados, largas conversaciones con algunos de ellos.

Top of  Page

Prosa
Secciones

Sueño
Escrito en página blanca
Capítulo 1 de "A las vueltas"
Tres textos breves
Duermevela del pirata
Un café para Platón (título de la canción homónima)*
Stultífera navis
Cabeza de papa
Sueño con guaracha
Dos narraciones breves y un texto prosa-poesía
The White Knight
La solución definitiva
Huidobro literal, cuentito y comentario
Asiento y conversación gratis
Los herederos
Aterrizaje
Life in the inner provinces
Cabeza de papa
Cabeza de papa