Retroceder Home Correo Search Avanzar

Poesía
Albablanca
Jorge Etcheverry Arcaya

Albablanca

el espectro de un día blanco
se asoma por una esquina de mis sueños
y afuera
por el borde del mundo
cómo debo llenarlo
donde
en qué ciudad
debo llenarlo
aquí en el sueño
o cuando despierte
y me asome a esas esquinas concretas
del mundo

la vida debe ser
señora
como esa tábula rasa
que tratamos día a día
de llenar
como mejor podemos
con el problema de que
no podemos borrar
lo que ya escribimos

¿qué color tiene aquello por llenar
con sustancia de vida
esa escritura ambigua
que garabateamos sobre la espalda del mundo
es verde como el mar que nos acariciaba las pupilas
nos humedecía la mente
nos llenaba las narices de sal
--arriba graznaban gaviotas—

es quizás tirando a azul
como el cielo
como ojos una vez vistos
bajo una melena negra
o quizás como esa misma melena
y nos condena
a una oscuridad que no redimen
ni esos ojos que antes mencionaba
ni nada

lo concreto eso sí
es que primero
tengo que terminar de despertarme

reconocer de a poco este cuerpo
bajo las cubiertas revueltas
de la cama
percibir sus detalles como cosa nueva
las anfractuosidades
los ángulos, curvas y extensiones
por un momento nuevas
recién olidas
palpadas
de dimensiones algo ignotas
antes de que yo me instale en el día
ya despierto