Retroceder Home Correo Search Avanzar

Poesía
Tango por radio
Jorge Etcheverry

Los orientales piden cancha desde su país diminuto. El sobrado bailarín del país vecino tan grande como la India dice “con una baldosa basta y sobra”. “Aquí en los zaguanes brumosos el salitre nos asola los huesos y el sinsentido del absurdo nos hace cultivar el cliché en los jardines mentales”, diría otro sorbiendo su caña si tuviera para hablar las mismas palabras de su enrevesado apologista ciego. “Yo también vengo de afuera y en el dos mil también por unas monedas yo doy” dice ella la Rubia Linda Como Un Sol desde su profesión antigua como el rencor, como el mar que se ama más que una mujer, con un acento foráneo perdido en esa miríada de cortes que entrelazan la lengua, los pies y el alma—mientras nosotros también pegados a la radio, no tanos pero en el mismo barrio aquí en el Norte echamos a volar codornices hacia el Sur para que nos traigan de vuelta algo además de esa nostalgia