Retroceder Home Correo Search Avanzar

Prosa
Descripción de la mujer extraterrestre
Jorge Etcheverry


Ella fue la única que se acercó a la gente que rodeaba a la nave, no precisamente a esa multitud, sino en espera de un interlocutor que los extraterrestres habían designado. Alguien a quien los medios ya conocen, pero ausente de la lista de celebridades elegidas para que les expusieran reflexiones, creencias o teorías en un anfiteatro construido rápidamente mientras la nave se mantenía a unos 50 metros de altura, como pasaba en los centros urbanos principales de los países que habían aceptado esa visita. En esa única instancia de proximidad se podía advertir la sinuosidad de movimientos de la extraterrestre y un aire alerta pero calmo. El cráneo y la cara ovalados, un cabello vibrante y que parecía moverse—hacía un poco de viento—casi albino. Una delgadez de los miembros largos que no llegaba a la flacura, el cuerpo sinuoso envueltos hasta el cuello en un traje negro que seguía los contornos de la piel.

Más adelante se supo por el blog del interlocutor designado, único diálogo que tuvo lugar en ese breve y masivo aterrizaje, que no había tal vestimenta, sino que la piel se coloreaba y desarrollaba anfractuosidades, “lo que por otro lado es común en algunos reptiles y cefalópodos en nuestro planeta”, observaba el autor. El color blanco de la piel fue esgrimido por ciertos voceros etnoculturales como signo de que ese nuevo imperialismo interestelar, como su hermano terrícola, también era blanco, pero el autor del blog señaló que al carecer de pigmentos y poderlos generar según las condiciones de radiación estelar del entorno, en estas frías latitudes y en un día nublado de otoño, claro que no había pigmentos. Había menciones de un fuerte olor animal pero en absoluto desagradable y una sensación de feralidad que parecía envolverla, corroborados por los observadores más cercanos del círculo de espectadores, rodeados por un cordón policial. Ahí, el autor testigo trae a colación la teoría de fetalización de Bolk: el ser humano es un primate que no madura. La impresión de plenitud animal (son sus palabras) indicaría a nivel casi subliminal que los visitantes extraterrestres serían primates que llegaban a la adultez.

Muy libre y a sus anchas, sin ser hostigado ni por personeros oficiales, la policía o la prensa, este único interlocutor con las extraterrestres—en todos los casos de aterrizaje solo se avistaron mujeres—se toma su tiempo para ir divulgando paso a paso los entretelones de este único dialogo interplanetario, que tomó no más de media hora de tiempo comprimido, según el mismo autor.

El autor ya famoso pero usando un estilo más bien modesto trató este tema de las haploides en algunas respuestas a las múltiples preguntas que le mandaban a su blog personas con nombres muy inocentes, a todas luces falsos, respuestas que se reproducían viralmente, se traducían y analizaban secretamente en las más altas esferas científicas y políticas. Eso hay que suponer, debido a sus implicaciones científicas y por qué no decir, políticas. Además, en el país de residencia de quien ya se denominaba universalmente “interlocutor designado” había que mantener la apariencia de las libertades personales a toda costa, había que dar una buena impresión frente a la opinión pública internacional y a los observadores que pudieran estar presentes desde el espacio inconmensurable.

El autor decía que en la tierra misma se daba el caso de entidades biológicas haploides, y citaba a la Wiki “Individuos de algunas especies, como los zánganos, de la abeja melífera Apis melífera, se desarrollan a partir de óvulos no fecundados y son por tanto haploides”. Pero elaboraba diciendo que hace bastantes años, y en su lejana juventud es su país de origen, había leído que en el caso de ciertos alcohólicos, el espermio solo desencadenaba el proceso de duplicación celular en el óvulo de la mujer, entonces el resultado eran mujeres que tenían los puros cromosomas maternos. También recordó haber leído por ahí que acariciando con cepillos muy finos el óvulo de conejas se podía desencadenar una reproducción que a su debido tiempo daba a luz camadas de perfectas conejitas.

Si los rasgos animales maduros de las extraterrestres sugerían una evolución más continua respecto a sus primates progenitores, sin el quiebre evolutivo que la mutación genética de la fetalización que había dado lugar al homo sapiens y otros homínidos que se quedaron en el camino o fueron ingeridos o asimilados genéticamente, en el caso de los extraterrestres que nos habían visitado, era de esperar la desaparición paulatina de la función reproductora del varón de la especie, pero no su desaparición, ya que la sexualidad en todas sus manifestaciones parecía jugar desde muy temprano un gran papel en la vida de las extraterrestres. Más bien se trataría de una subordinación, dentro de los marcos de un compañerismo, claro, o de una simbiosis como la que parecían tener con otras creaturas de su planeta. En ese contexto—conjeturaba—el ente masculino dejaba de ser una necesidad para la continuidad de la especie y la relación entre géneros estaba desprovista de las anfractuosidades que nos son habituales a los humanos. Además estaba la producción de clones, y sobre todo la varianza (usó esa palabra) en los períodos de gestación intrauterina y el número de creaturas, gran parte de las cuales se realizaba a partir de conjuntos celulares muy reducidos y fuera del vientre materno, por así decir, pero no in vitro, sino en tejidos y organismos vivos con los que se mantenía una cierta relación de control y/o familiaridad.

Era claro que el autor luchaba con el lenguaje cuando trataba de expresar hechos de la vida, por así decir, de los alienígenas, cosa que algunos analistas pensaban se debía, quizás, a que parte de la comunicación en “tiempo comprimido” a que se refería el autor del blog, y que había demorado a lo más unos 25 a 30 minutos, se habría hecho por la trasmisión de imágenes. Una imagen o gráfico encierra mucha más información, pero que se debe entender y desglosar en una comunicación lineal. Esto apareció en un artículo científico que se publicó a partir del análisis de este blog.

Sin embargo, en muchos lugares y países se negaba de que este contacto entre el autor y la extraterrestre hubiera tenido lugar, y que en realidad todos estos aterrizajes en diversos países y ciudades, eran una farsa montada por el imperialismo echando mano a sus enormes recursos humanos, materiales y tecnológicos. Soros y el club Bilderberg salieron a la palestra en esos casos, pero esa onda estaba perdiendo más y más terreno. Algunos marxistas más estrictos recordaron que los experimentos de Vasiliev, discípulo de Pavlov, habían sido muy importantes en la investigación sobre la trasmisión del pensamiento y en general, los rusos habían sido más benévolos con las teorías de Von Daneken y el avistamiento de OVNIS que sus contrapartes occidentales. Claro, decían, pero qué puede ser peor que una concepción que sostiene que el mundo fue creado en siete días y que Dios tiene la imagen y semejanza de esa carucha que todos los días te mira en la mañana desde el espejo,