Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Prosa Agosto 10, 2018


Posesión efectiva
Jorge Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 

La posesión ha sido muy tergiversada—me dijo—y no tan solo a nivel de la cultura de masas, acuérdese de El Exorcista y sus secuelas, etc., etc., etc.,.—ahí tienes por ejemplo eso que se le atribuye a uno de nosotros, quien por boca de un poseído habría dicho “Soy legión” en el momento en que al sujeto o sujeta—o sujete—según las nuevas reglas inclusivas, se le practicaba un exorcismo. Entonces los teólogos acreditados y no tanto comenzaron a explicar que se trataba de una multitud de demonios que se habían enquistado en ese ser poseso—no me acuerdo si hombre o mujer. Entreparéntesis , Jorge, debo decirte que no nos gusta que nos llamen “demonios”, que tiene connotaciones negativas y discriminatorias, preferiríamos que se nos denominara EED, por “Entidades Espirituales Disidentes”, si eso de los eufemismos políticamente correctos corre para todo el mundo, ¿porqué no también para nosotros?. Pero perdona, se me estaba yendo la onda, ya no soy el mismo que hace 3000 años.

A lo que iba, eso de ser legión en ese tiempo quería decir ser parte de un grupo organizado, disciplinado, no necesariamente numeroso ni menos multitudinario. Por esa época las legiones romanas derrotaban a conglomerados bárbaros, como les decían, mucho más numerosos. Eso de la acepción de legión como multitud, etc., es muy posterior, y de eso se ha aprovechado el AGIPROP cristiano, sobre todo católico, porque en la mentalidad mítica en general la unidad es superior a lo múltiple, etc. Perdona, tengo que ir al baño, el café me llega rapidito a la próstata.

Yo a mi vez me levanto a buscar otro café, en Starbucks uno puede pedir un Dark Roast corto, los small son todavía muy grandes para mí. No para ese señor delgado, que como yo anda de chaqueta de cuero negra, que ahora se acerca con un café grande después de su ida al baño.

“Un par de viejos “in leather”, pensaría un ojeador disimulado que nos hubiera visto, “seguramente gay”, ya que los cuerpos delgados y ´ágiles de esos hombre entrados en años y en un atuendo popular hacía cincuenta años los podía distinguir como eso, pare el observador un poco rencoroso a que nos referimos, un joven de escasos ojos y abultado vientre que levante un momento su mirada de la minipantalla para odiar a esos viejos.

Claro que es mejor que piense eso, sino es capaz de que llamaran a la policía o qué se yo, quizás al representante en Ottawa del National Enquirer, si es que lo hay, ya que mi interlocutor me decía que esa cosa de los demonios gadarenos que se cuenta en la biblia es una distorsión, ya que no era que los cumpas se hubieran entrado en todos esos chanchos, sino que respectivamente, en el animal alfa y en el beta del rebaño de puercos, a los que habían seguido los otros en manada, ya que en ese entonces esos chanchos eran más bien jabalíes, todavía medio salvajes y que tenían esas estructuras de dominio que en los chancos actuales no se perciben debido a milenios de domesticidad. Después de precipitarlos al mar galileo, los dos demonios se habían encarnado en un par de pescadores y habían vivido largas vidas tranquilos, dejando una abundante progenie.

No, amigo Jorge. Nosotros no pasamos nuestras características a nuestros descendientes. No tenemos material genético. Me extraña amigo que me haga esa pregunta, ¿cómo vamos a tener material genético si somos básicamente espíritus?, es por eso que, pese otra vez a nuestra imagen en los medios y en la cultura popular, tratamos muy bien físicamente a nuestros anfitriones. Después de que nos vamos, suelen tener una vida larga y saludable, muy bien conservados(as) para sus años. No sé si se acuerda de esa escena del Exorcismo 3, donde una señora de bastante edad se ve gateando por el techo. Bueno. Esa es una exageración, pero también un botón de muestra. Además, esas son cosas para la exportación, y no carecen de ironía, e incluso humor. Casi nunca nos metemos adentro de gente importante, pero sí de niñitas, niñas jóvenes, viejitas, etc. campesinos, como decirle a la oposición “ven, aquí estamos riéndonos un poco”.

El hombre, viejo a las claras pero bien conservado, gesticulaba un poco con sus manos delgadas. Una que otra mirada subrepticia de despegaba por un segundo de su tableta en las mesas vecinas. El hombre miró a todos lados, “bueno, Jorge, me voy a tener que ir, pero nos juntamos el próximo martes, por aquí, aunque sea martes 13, total, por aquí lo que cuenta el viernes 13”. Se levantó ágilmente, me golpeó la espalda y salió.


Top of  Page

Prosa
Secciones

Descripción de la mujer extraterrestre
Posesión efectiva
Ercilla y el gato de Martín Fierro
La india yagana
Antologías y mundos paralelos
Informe del oficial en el terreno
Los perfectos
Los herederos II. El consorcio de Dios (inicio)
dos textos breves
Dos relatos breves de Cristián Rosemary-del Pedregal.