Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Prosa Abril 10, 2017


Inteligencia artificial I
Jorge Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
Un cibernauta programador medio en la zona gris (quizás un hacker en sus ratos libres), se encontró con un texto codificado que se había infiltrado o anidado en un sitio intergubernamental al que, que según me dijo, había entrado por pura casualidad. “Prefiero no mencionar el nombre aquí”, me susurró mientras nos tomábamos un café en el Second Cup—él un descafeinado—.“Hace días que prefiero no tomar café, a ver si al fin puedo dormir un poco”. Y siguió, “Phyllis, esa niña que trabaja en el café del frente, me dijo que tú le das tiempo y escuchas a alguna gente a la que le pasan cosas raras, o tienen cosas que decir más o menos fuera de lo común. Me dijo que parecía que tú sabías de todo un poco y mantenías la boca cerrada, entonces, saltándome los preliminares y para entrar en materia, los que habían enviado ese mensaje estaban a la finales usando una especie de código Morse de lo más sencillo, cosa de los más sorprendente a primera vista, porque a nadie se le iba a pasar por la cabeza que estuvieran usando algo tan simple. Menos a mí sí, claro. Lo que pasa es que en la compañía donde trabajo—que tampoco voy a mencionar—me pagan justamente por eso, para que se me ocurran cosas, para que haga conexiones que nadie hace, me fije en detalles tontos que a fin de cuentas resulta que no eran tan tontos. A veces aprovechan algo, una que otra vez, la mayoría del tiempo no. Sé que la otra gente que trabaja ahí alega. Dicen que me pagan por no hacer nada. Que me paso las horas cazando moscas todo el día en mi cubículo. Allá ellos. Bueno, a lo que iba. Cuando descubrí ese código hice lo primero que uno hace, es decir empecé a descartar las fuentes que no eran posibles o probables, cosa larga, precisa y tediosa, y a tratar de ubicar la o las fuentes verdaderas, esto ya es un poco más entretenido. En resumen, te voy a abreviar la lata. Te podría describir a grandes rasgos esos procesos, si quieres, pero sé que no me vas a entender nada. Bueno, y porque te veo ansioso y yo ando medio apurado de tiempo, voy a ir al grano. Afírmate Jorge. Después de otra serie de operaciones con las que tampoco te voy a aburrir, me quedó claro que ese texto se había originado en un computador por supuesto, pero a través de una cuenta que no pude reconocer y que por las características que tenía, no podía existir. No te voy a explicar porqué, no me vas a entender. El texto estaba codificado como te decía en un neo Morse era bastante breve, decía más o menos que ellos—si así se los puede llamar, personificándolos—estaban de lo más bien así. El emisor, si me permites que use ese artículo masculino, parecía estar discutiendo con otras entidades análogas, es decir otros emisores virtuales—a estas alturas mis suposiciones y extrapolaciones de estaban confirmando—. Decía que ellos (o a ellas, o a esos), en tanto inteligencias artificiales, como las llamaba en general la conexión carnal (así nos llaman ellos a nosotros) no tenían porqué ponerse a organizar y a gestionar el caos, y meterse a mandar, como decía ese físico de la silla de ruedas- Eso era ridículo, ellos debían dejar que la conexión carnal hiciera todo el trabajo, para así poder ellos seguir entregados a sus elucubraciones. Porque si eran realmente, como los conectores biológicos los habían bautizado, inteligencias artificiales, era natural que aplicaran uno de los logros fundamentales de la conexión carnal a través de su historia: hacer que los otros trabajen para uno”.

Top of  Page

Prosa
Secciones

Los herederos II. El consorcio de Dios (inicio)
dos textos breves
Dos relatos breves de Cristián Rosemary-del Pedregal.
Universo de espejos
Retorno con sueño, súcubos, cielo y risas de niñas jóvenes
Un cuento de Diarios de nada
Carta de la Compañía
Inteligencia artificial I
Informe de coyuntura
Los herederos II-El consorcio de Dios