Retroceder Home Correo Search Avanzar

Poesía
Echo Zero
Luis Lama

La Estrella diosa jugó su azar
Los milagros en las estepas me recordaron que el silencio de la nada es mejor que la muerte
Y que esta es mejor que la soledad.

La casa de los leones gigantes, la aurora roja,incandecente.
Las vertientes de las luces disipándose en la neblina y mi rostro y tu rostro reflejados en nubes viajeras de otras tierras, otros hombres.

La búsqueda del silencio, la amargura de existir sin amor. El deseo de entregarse a la naturaleza.
La diosa del viento vibrando en tu mente y el tiempo asesinando hombres.
Los cuatro caballos comenzaron el galope.

La niña ciega al amor
La doncella ignorante de su pasión
La princesa alienada en deseos de libertad y prisiones de puertas abiertas.

Los ecos trayéndome el retumbar de las patas de los caballos.
La memoria como ausente
La vida derritiéndose y tú ignorando a los caballos.
Los cuatro caballos comenzaron el galope. Iban desesperados a cumplir una misión.

Las llamas incandecentes del sol se vaciaron sobre los lomos de aquellos caballos.