Retroceder Home Correo Search Avanzar

Poesía
Escribir y la Face
Jorge Etcheverry Arcaya

Como sentarse en la silla para escribir algo pero a la vez retener en ese mismo movimiento lo que pugna por salir y atravesar esas barreras de lo que se debe escribir, cómo, cuándo y porqué, la relevancia de todo el asunto, las ganas de no ofender, las esperanzas de que se entienda y acepte

“Mira entonces mejor quédate sentado frente a la pantalla y no digas nada, además de cuándo acá crees que esto que estás haciendo lo van a ver aquí y ahora”

Lo que pasa es que antes uno escribía en sus cuadernos de apunte, en las páginas de un diario de vida, si era más organizado y ególatra, se creía especial y tenía el deseo o la necesidad de registrar los que a uno le iba pasando

--como vastos pájaros de contorno intangible esas solicitaciones circulan por encima de este emprendimiento--como dicen ahora-- casi visceral

Acudamos a todo tipo de teorías para explicar este fenómeno. No nos dejemos llevar por los estrechos marcos que nos impone el surrealismo, con toda esa cosa del inconsciente, que casi cien años atrás sí que era de alguna manera subversivo

Bueno, a las finales parece que nos fuimos por las ramas