Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Poesía Diciembre 12, 2018


Poemas de Edmundo Magaña
Edmundo Magaña

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
El destacado antropólogo chileno Edmundo Magaña escribió poesía a fines de los 1960 y comienzos de la década de 1970, cuando era estudiante y militante de la Vanguardia Organizada del Pueblo (VOP).


POEMAS DE “CRÓNICAS DE PROVINCIA”


***

Sobre la mesa del billar,
entre las bolas,
la abuela mecía maestro hijo tan lejano.

Un retrato de Bakunin
movía los ojos.

Lenín tomaba café con Pola Negri.

Nos dijo que guardáramos
los tubos de dentífricos para hacer balas
y las botellas de Pisco para las bombas Molotov.
LAS BOMBAS MOLOTOV.
¡POR FIN!
Y galopamos tanto sobre la Wolf 359
que mi tumba se resintió.
(Las tumbas son un buen escondite).

AH,
y también las bombas incendiarias:
Una botella de Pïsco.
Bencina.
Gasa.
Fósforos.
Y BUMMM

Mi maestro dijo:
Tú andarás siempre con la soga al cuello.




EL CIRCO

Un canotier.
Una mano verde ha cogido un clavel.

Los chicos de Lancashire preceden la caravana,
mientras algunos marineros,
aguardan la caída de la luna
en una bola de cristal.

Los leones y el gran chimpancé,
en 2 jaulas redondas.

El pueblo es una flauta.

Los músicos han dejado un órgano
detrás de los almendros
Y los oboes pendulan apacibles
de los cables telefónicos.

EXPECTACIÓN:
El viejo Franz
ha caído
del tejado de su casa
con el violín
clavado en el pecho,
entre las piernas de las bailarinas.

Sus cabellos azules.
Y el arlequín que repartía estrellas
rodeado de nubes.
Y el arlequín que repartía fusiles.

Los payasos tocan sus tambores de lata
Con el único extremo de los arcoíris.

En la casa del alcalde
Llueven pétalos BH.

Un domador solitario husmea nuestra nube 99.

Llega Mac Millan con sus violinistas,
es un submarino que ha dejado sobre los rieles
una paloma muerta.
Una paloma.
Un vagabundo rodeado de sonidos.

Dos ojos detrás de la estación.

EL MALABARISTA TIENE CINCO MANOS,
pero,
el reloj de Wensmister marca las 7 horas
el anciano del balcón celeste,
que cuelga el teléfono en su brazo arqueado.

ESE ES EL ANCIANO QUE TIENE UN CORAZÓN DE MANZANA.

Un payaso de papel de periódicos
da volteretas en la plaza.

13 campanadas sacuden la tarde
botando las hojas de los álamos

TAMBORES.
Ha llegado un niño
con un hormiguero en el estómago

TAMBORES.
Ha llegado un niño de 9 pies.

TAMBORES.
Ha comenzado la Guerra Popular.

TAMBORES.
We shall overcome,
y un caballo transita muy tranquilo
y los brazos de esa bailarina dos ramas
de eucaliptus.

FERROCARRIL AL VIETCONG.

VIAJEMOS.
Los violinistas arrean esqueletos rosados.
Han caído armónicas de vidrio.
¿Dónde?

BAILEMOS.
Bailarinas, bailemos:
Vuestros trajes de flores marchitas
aún no enmohecen.

Abuela, dime,
¿cómo han huido tus cadáveres?

¡ILUMÍNANOS SATANÁS!

Top of  Page

Poesía
Secciones

A manera de saludo de año nuevo
Poemas de Edmundo Magaña
Osvaldo Spoltore: “Como en la Naturaleza, no habiendo dos atardeceres iguales, en literatura puede suceder lo mismo”
Poemas recientes
Poemas recientes
Hermano Lobo
La otra noche
La libreta de los significados de la abuela Azul
Jorge Goyeneche: “La obra, en otro idioma, por otra pluma, es otra obra. Ni mejor ni peor. Otra”
Las hilachas de la abuela azul.
RIP la Yoli
Poemas
5 poemas de Leo Lobos y una biobibliografía suya actualizada
Hilachas de la abuela azul.
Enguatación
13 Hilachas de la abuela Azul.
“Pablo Queralt o ser y verse, acción y espejo que mira desde el espejo que es otro”
Poemas de Ana Romano
Poemas de Ana Romano
Adición a "Samarkanda" (work in progress)