Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Notas Junio 20, 2012


Claudio Durán. La infancia y los exilios. Santiago de Chile: Editorial Cuarto Propio, 2006
Gabriela Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 

¿Cambia la percepción de lo leído según uno lea en la cama, al aire libre o en un bus? Cuando llegó la hora de dedicarle tiempo al libro La infancia y los exilios de Claudio Durán, me quedé embelesada contemplando los pelícanos y escuchando el acompasado ir y venir de las olas de la hermosa portada (foto de Emilio Carranza). Al leer los dos primeros versos

 

Quiero escribir un poema largo

como nómada de las tierras de este mundo

 

sentí la opresión de las paredes y del tráfago diario del entorno. Sin haber descubierto si el “nómada” era el hablante o el poema mismo, cerré el libro y al otro día me fui al alba a leerlo en voz alta a la orilla del lago (lo ideal habría sido el mar). Los espacios abiertos me ayudaron a transitar por los parajes tanto externos como internos por los cuales nos va guiando el hablante del poema “Autobiografía”, que conforma la Primera Parte (“Exilio”) del libro.

 

Quiero escribir tan largo que mi vida toda

se recoja en las palabras

 

Muy pronto en el poema se manifiesta la conciencia del hablante de que su vida —en efecto, la de todos— está determinada por el contexto geográfico, histórico y sociopolítico con el que le toca coexistir:

 

No me siento yo solo en esta tierra

aunque nómada sin freno

 

Y esas determinantes son, en su caso, la segunda guerra mundial, el reinado de la discordia contrapuesto a la meta al parecer inasible de la justicia y la paz, el encuentro con el amor y la poesía fundidos en una presencia llamada Marcela y, finalmente, lo que lo empujó al exilio:

 

y fue la muerte misma,

no como señora vieja ya y totalmente gastada

quien trajo mi vida a este lugar

 

Los tres poemas que componen esta obra trazan períodos autobiográficos, aunque el primero es el único que explicita ese carácter. El optimismo del hablante en la creencia de que alguna vez vencerá la justicia y reinará la paz se contrapone con una serie de preguntas sin respuesta salpicadas aquí y allá en el último segmento de este primer poema:

 

[¿]hay una lógica oculta

que transita entre mi nacimiento el día

en que hitler invadió polonia

y el asesinato masivo de mis compatriotas? [...]

 

[¿]quién me devolverá la sal de mi playa

o el humo blanco de las montañas?

 

La unidad del libro la da este hablante que, adoptando varios tonos y con vuelos poéticos a diversas alturas, se vuelca sobre sí mismo, el entorno y la familia, llevando sus cuestionamientos del plano personal al social y al filosófico.

 

La segunda parte, titulada “Desexilio”, contiene el poema “Santiago”:

 

eras simplemente en mí

lo que yo era en ti

 

No es tanto la pérdida de esa unión con la ciudad lo que deplora el hablante, sino la imposibilidad de encontrar el camino de regreso:

 

[¿]dónde te escondes, Santiago,

dónde estás de verdad

en qué paseos o calles o cerros

te escondes de mí? [...]

 

Dime, Santiago

que yo no soy distinto

aunque mis dedos hablen en otra lengua

dime que mis ojos todavía

caben en tus pupilas.

 

La desilusión aparece velada en uno de los pasajes de gran belleza poética del libro con el cual el hablante termina su apóstrofe a Santiago, que ha pasado de lo explicativo y acusatorio a la aceptación:

 

Ciudad, ciudad

me dejaste de querer cuando me fui [...]

 

Y así las calles y las herraduras de tus bicicletas

se fueron de mis ojos por el laberinto negro

de los insomnios

 

Es una conversación de adulto a adulto la que el hablante sostiene con “Santiago” en términos que a veces llega a ser inquisitorial y que contrasta con la voz del poema “Antofagasta” que conforma la Tercera Parte del libro (“Postexilio”). La ciudad aquí es un personaje más de sus años de crecimiento y el hablante se sienta a rememorar con ella los días de la infancia y los aconteceres diarios como podría haberlo hecho con los padres, su abuela y los amigos:

 

Todo sucedía contigo:

la casa

el jardín de mi madre

el pelo ondulante de mi padre

la bondad ilimitada de mi abuela

 

Al volver de visita a Antofagasta, no le pregunta ni le exige nada a la ciudad como lo hace con Santiago; todo lo contrario, viene a darse, a hacerle cambiar la percepción que tiene de él como niño y adolescente, como si el no hacerlo implicara el riesgo de quedarse ahí, eternamente detenido en la infancia.

 

He venido a visitarte

entero, maduro, circunspecto [...]

 

He vuelto esperando que me veas

caminar por tus avenidas

 

La Antofagasta de la niñez y el Santiago del hombre adulto no son los únicos referentes de la autobiografía poética que nos ofrece Claudio Durán en La infancia y los exilios. Si bien el recorrido inverso por los caminos del exilio deja en claro que no hay retorno posible, también hay evidencia de armonía y bienestar en los caminos del presente.


Top of  Page

Notas
Secciones

Después de la vida
Perorata con ventilador mañanera
Literatura contra currículo, un agón sin fin. / o de por qué España no puede engañar a los coyotes
De poetas y trincheras
El mito de la democracia electoral
“El estilo brota de las capas freáticas”
¿Que pasó con los judios?, Nieves y Miro Fuenzalida.
Breve reflexión ideológica al despertar
Rita Kratsman responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando Revagliatti
Luisa Peluffo responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando Revagliatti