Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Crónicas Marzo 14, 2019


Orígenes de “Chao pescao”
Jorge Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
“Chao pescao” es una expresión popular en Chile, para decir “adiós”, o “hasta luego”, en el lenguaje coloquial del país en circunstancias de trato familiar. Inmediatamente se piensa en que los hablantes sienten un gusto casi físico al usar la aliteración fónica que está en la base de este dicho, como los “See you later alligator, after 'while crocodile”, populares en Estados Unidos y que inmortalizara Bill Haley, el hombre del rulito caído en la frente, uno de los primeros rockeros, que acompañó nuestras precoces y desgarbadas tentativas de baile de cabro recién salido de la edad el ganso, en que la adolescencia dispara hormonas y la longitud de brazos y pernas, imponiendo la característica torpeza de movimientos de los afectados, acreedores al dicho también popular de estar entonces atravesando la “edad del pavo”. Pero volvamos a nuestro tema inicial. Después de algunos arduos meses, nuestro equipo de investigaciones folclóricas, literarias e históricas, mediante una beca de una organización filantrópica que nos pidió que omitiéramos su nombre, pudo rastrear el origen de la expresión que da nombre a esta nota. En Valparaíso y Coquimbo, por ejemplo, hay barrios ingleses. Es sabido que la escuadra chilena estuvo en sus inicios formada por corsarios ingleses que con la venia y apoyo de la corona británica luchaban contra los españoles. Muchos marinos ingleses se asentaron en los lares chilenos y dieron origen a fructíferas colonias, fuente de familias anglo chilenas de largo historial. Lo que no se sabía, hasta que nuestro equipo pudo establecerlo, es que entre ellos había descendientes de marinos, pescadores y comerciantes nacidos en Innsmouth, Massachusetts, es decir, no en Inglaterra sino en Estados Unidos, en ese pueblo marítimo que en la segunda década del siglo veinte fuera objeto de una operación clasificada de la policía y el ejército estadounidenses, supuestamente para sofocar un intento insurreccional anarquista, cosa bastante discutible y a todas luces una cobertura. Si bien en la región había colonias tolstoianas, esta tendencia, muy pacifista, es reconocida históricamente como bastante diferente por ejemplo a los seguidores, también anarquistas de Bakunin, que por cierto fue por ejemplo una inspiración para los atentados de los narodniki rusos. En esa época de los sucesos de Innsmouth, y con la naciente revolución rusa en pañales, no figura la mención al “comunismo” en la prensa o la documentación oficial. Esa fuente de presuntas conspiraciones en el país del norte tendría que esperar todavía algunas décadas. Y de hecho, la única mención conocida sobre esos sucesos está en la novelita de Lovecraft, “La sombra sobre Innsmouth”. Después de su persecución y escapando de Estado Unidos, y siendo en general gente de mar, pescadores, marinos, etc, muchos habitantes de ese puerto pesquero se fueron a otros en Inglaterra o se mimetizaron con las colonias inglesas de otros países, sobre todo en América Latina, entre ellas las de los puertos chilenos de Valparaíso y Coquimbo Bueno. Pero a lo que íbamos. La expresión “chao pescao” tiene el significado, no tan solo de saludar festiva y onomatopéyicamente, haciendo uso de la aliteración fonética, a alguien que se va, que nos deja. También se usa cuando alguien ha muerto, para así alivianar un poco el hecho, se cree, banalizando y así cotidianizando la experiencia de la muerte. Pero, como ha quedado establecido sobre todo en Lovecraft (Op. Cit.), la apariencia íctica, ojos un poco salidos, reacios a pestañear, cara estrecha, ausencia (casi) de cuello, mentón recesivo, piel escamosa y agallas vestigiales, eran los signos físicos de los habitantes de Innsmouth, que si bien no desataron la feroz furia racial que ejercitaron por ejemplo y algo contemporáneamente los turcos otomanos contra los armenios, no por eso se dejó de sentir. La herencia genética mezclada de la población local con una colonia inmigrante de las muchas que llegaban a Estado Unidos era seguramente la fuente de esos rasgos distintivos, y no el contacto con seres submarinos servidores de Cthulhu, “que sueña en su ciudad sumergida de R'lyeh”, como afirma Lovecraft, que siendo escritor, ficcionaliza los hechos. Pero algunos miembros de la extendidas familias Innsmouthnianas Marsh y Gilman se radicaron en Valparaíso y Coquimbo. Se afirma que sus miembros más entrados en años viven en reclusión, se dice que por una enfermedad que se desarrolla a partir de la primera juventud, como la esquizofrenia, o un tipo de ella, que se creyó en algún momento que yo padecería. Esa línea hereditaria del puerto norteamericano ya mencionado sería lo ocasiona el desagradable aspecto de algunos miembros de esas familias chileno británicas, y sus parientes, y de parte de la población local a que han ido legando sus genes. Se rumorea que en muchos casos esos seres que combinan la apariencia del pez y el ser humano, y lo que explica, como se ha dicho, la fealdad de una gran parte de las poblaciones de los puertos chilenos ya mencionados, al llegar la hora de su muerte se echan al océano. Es sabido que a lo largo de la costa de Chile se extiende un profundo abismo marino que puede esconder quién sabe qué sorpresas. Bueno, pero volviendo a nuestra investigación: “Chao pescao” se referiría en sus orígenes tanto al hecho de la simple despedida, como al hecho de la desaparición definitiva, es decir la muerte. Habiendo siendo usada inicialmente por ciertos descendientes ingleses en algunos puertos chilenos, se convirtió en una expresión generalizada. El pueblo chileno tiene una gran habilidad para asimilar productos, costumbres y elementos culturales y lingüísticos extranjeros, no tan solo de proveniencia sajona.

Top of  Page

Crónicas
Secciones

Orígenes de “Chao pescao”
Al pasar, sobre París
y… a propósito de Cuba, joyitas, leyendas y digresiones
Hitler en la Cloud
Noche insomne
Globalización y gastronomía
Revolución, alquimia y otras hierbas—una crónica del Abuelo
20 de junio – Día de los refugiados
Ojos y futuro
El abuelo defiende sus crónicas y arremete contra la juventud