Retroceder Home Correo Search Avanzar
La Cita Trunca 
 
 Actas
 Poesía
 Prosa
 Crónicas
 Notas
 
 Movimiento
 Anuncios
 Diáspora
 
 Catastro
 Poesía
 Prosa
 Ensayo
 Crónicas
 Notas
 Bibliografías
 
 Editorial
 
 Correo
Buscar

Actas : Crónicas Abril 14, 2015


Ojos y futuro
Jorge Etcheverry

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
Un ataque de gota en el pie derecho ha impedido que me desplace como solía hacerlo. Además, y quizás como respuesta al abigarramiento sanguinolento de la así llamada “situación mundial” (el microcosmos reproduce al macrocosmos), o de seguro como efecto de la edad—a estas alturas uno tiene que ponerse taoísta, o dialéctico, según cómo y de dónde se mire—me ha bajado un poco de depre, creo, o neurastenia, para recordar una palabra que estaba bastante de moda en in juventud. Mi mejor amiga, una niña menor que la mitad de mi edad, Guagua L’Amore (ése era su nomme de guerre cuando hacía estriptease, el verdadero no lo voy a revelar) acaba de recibir una beca para terminar su postgrado en una universidad de Estados Unidos y viene a la ciudad solo de vez en cuando. Ella era la que veía más a menudo y ya casi no veo a nadie. Ni falta que me hace. Poco se interesa la gente en la política, la literatura, etc., a lo mejor es el fenómeno del dumbing down, como le dicen por aquí. En cristiano, como decía mi abuela, es que la gente está cada día más bruta. Ahora salen por todas partes del mundo unos fulanos diciendo con toda frescura unas cosas que hace unos diez años nos habrían puesto los pelos de punta o los hubieran cubierto de ridículo a ellos. Pero nada. Todo el mundo como si no fuera gran cosa. Pero en fin, no nos pongamos líricos, o láricos, que entonces a lo mejor el amigo Jorge no me publica esta crónica, ya que ahora le ha dado por andar viendo clichés por todas partes, cosa que yo atribuyo a que lee tanta cosa en pantalla y parece que está medio saturado, ya que una de las leyes de la cibernética es, si mal no me acuerdo, que saturación es igual a esquema. Pero vengo de vez en cuando a este restaurante a tomarme un medio litro de tinto, comerme unas alitas picantes, no muy seguido por eso del colesterol, aunque dicen que el vino tinto es una receta de longevidad. No me tratan de echar si me quedo un poco más de lo conveniente y la poca gente que todavía tiene interés en hablar conmigo sabe dónde encontrarme, para tomarse un par de tragos, pagármelos a mí si pueden, y darle un rato a la sin hueso.

No sé cómo ese individuo flaco, de edad imprecisa, de rasgos borrosos y ojos notablemente pequeños *se enteró de mi por así decir cambio de oficina. Sin pedir permiso, pero con gestos sorprendentemente gráciles—como los de un bailarín que anduviera de civil, se sentó a mi mesa sin pedirme permiso, me saludó con una breve inclinación de cabeza mientras yo no atinaba a hacer o a decir nada para impedirlo: ese personaje daba la impresión de estar rodado por un aura, algo así como cuando el día invernal es muy seco y uno se sirve un café, se le erizan los pelos del dorso de la mano y hace balancearse un poco a las copas de estererofón, por la energía magnética, o cuando al abrir el paquete de cigarrillos el papel celofán se le queda pegado en la mano a uno. Inmediatamente sentí que se acrecentaba ese zumbido que me viene a veces a los oídos, y que según el doctor es una tinitis. Luego, en un inglés muy internacional me dijo que en realidad venía del futuro, que me había ubicado a través de una búsqueda en un café internet—de los pocos que quedan, debo decir, porque la gente parece que lo hace todo (o casi) por los teléfonos nuevos, esos, con pantalla, que además de tener uno que pagar un dineral, no se avienen mucho a mis dedos artríticos, según el mismo doctor, aunque todavía no se me note—en pocas palabras, había gente que venía a hablar conmigo a veces, yo escribía a veces sobre esas entrevistas, pero nadie las tomaba muy en serio. En resumen, yo era ideal para que me desenrollara su culebra y como nadie como digo me iba a tomar en serio, no había la posibilidad de alterar el rumbo de la historia con una paradoja inaceptable. Es decir, a nivel anecdótico, de perros chicos, todo vale. Si no creen manoseen un poco a la internet. Pero vamos al grano. En resumidas cuentas, y por lo que le pude entender, me sentía un poco mareado, aunque me tomo la píldora para la presión en la mañana, como me dijo este doctor que tengo ahora, se trataba de que en el siglo veintiuno (este de ahora), se había producido la globalización—yo pensaba “cuéntate una nueva”—y como respuesta la gente en todos lados se había refugiado en sus raíces, la famosa identidad, lo que había derivado hacia la mitad de siglo en una plétora de estados y para estados y mini estados nacionalistas, en guerras de baja intensidad (low intensity conflicts, el tipo hablaba en inglés) que se habían hecho permanentes, pero cuyas capas dirigentes, que en general tenían en sus manos el poder político, económico, militar y religiosos, más bien trataban de mantener, aunque para ese entonces contaban todos más o menso con la misma tecnología y el mismo así llamado modo de producción, capitalista en sus diversas manifestaciones, puesto que a esas alturas del partido ya todos estaban globalizados, salvo en América latina, donde se llevaban a cabo en diversos países diversas formas de sistema más o menos socialistas. Cuando la atención del mundo se volvió hacia los asuntos siempre presentes en sus efectos de la contaminación ambiental, el agotamiento de los recursos naturales, la explosión demográfica, que las religiones principales fomentaban, la desigualdad social y genérica, era casi demasiado tarde. Lugo los sectores más conscientes, después de prolongadas luchas, pudieron imponer un sistema mundial de gestión humanista, que en realidad había sido el núcleo la semilla que encerraban las concepciones socialistas y comunistas del pasado, y cuya regla de oro, por así decir, aparte de la igualdad de oportunidades para toda la gente, era la estasis: 0 crecimiento económico, 0 aumento de la población. Pero sólo después que el terrorismo ecológico, anti industrial y feminista obligó a la adopción de medidas universales que forzaban la igualdad de géneros y controlaban la explotación de recursos y la economía hasta en sus menores detalles. Si esos cambios se hubieran producido unos cincuenta años antes (por los 2025-30, había dicho), se hubieran ahorrado no sólo innumerables vidas y casi inimaginable sufrimiento, sino que se gozaría de un ambiente de mejor calidad y la compañía de cientos de especies animales y vegetales hermanas que se extinguieron. “En breve, me dijo, me gustaría que dedicaras tu vida a un solo mensaje nuclear, que viniendo de ti no se ve a tomar mucho en cuenta, casi nadie te lee, y así no va a cambiar la historia y no es una paradoja. Por otro lado, en una de estas a lo mejor agarra esta idea alguna de esas lumbreras progresistas, de esas que se invita a dar conferencias pagadas y cuyos libros se venden bien en las librerías progresistas. Entonces quizás se pueda aminorar el impacto de la Edad Oscura. No suprimirla, sino aliviarla un poco. Podemos, tú y yo, engañar al tiempo, a la historia, por el bien de la humanidad, como el viejo tonto ese de Mao que movía montañas. Podemos aportar nuestro granito de arena. Cualquier cambio es importante. Por cada viejo que mueve montañas hay cientos de miles que no: “el viejo tonto que no movía las montañas”. Tu mensaje debe ser entonces, “La identidad es reaccionaria”. Después pasó a un tema más común y corriente. Me dijo que como era del futuro, por supuesto que no tenía dinero de esta época y me pidió que le pagara sus cervezas.

• Existe la hipótesis de una correlación entre el tamaño de los ojos y la inteligencia “la agudeza visual de los Neanderthals en las condiciones de poca luz del norte de Europa era mucho mayor que la del Homo Sapiens, pero se produjo a costa de otras habilidades cognitivas como la capacidad de desarrollar extensas redes sociales y el mantenimiento de la innovación.”, más en http://www.veoverde.com/2013/03/los-ojos-grandes-pueden-haber-causado-la-muerte-del-hombre-de-neanderthal/


Top of  Page

Crónicas
Secciones

Noche insomne
Globalización y gastronomía
Revolución, alquimia y otras hierbas—una crónica del Abuelo
20 de junio – Día de los refugiados
Ojos y futuro
El abuelo defiende sus crónicas y arremete contra la juventud
Compañera Fresia
Una antología con bemoles (una crónica del abuelo)
Ávila y Camila
Nombrar en Argentina